C/ de la Hiruela, 1 - Local 9. 28035 Madrid    91 373 62 96

La historia de la Pasta Dental

Los orígenes remotos

La primera referencia escrita a la pasta de dientes la encontramos en un manuscrito egipcio nada menos que del Siglo IV A.C. Se la conocía como clister o lavado dental y era muy abrasiva a juzgar por las descripciones.
Según este manuscrito la mezcla que usaban como dentífrico llevaba polvo de sal, pimienta, hojas de menta, piedra pómez pulverizada, uñas de buey, cáscara de huevo y mirra. ¡Toda una mezcla!
Ya bastante más adelante en la Historia, en Grecia y Roma, las pastas de dientes se fabricaban con orina humana, porque se consideraba que ésta contenía elementos blanqueadores. Es el médico latino Escribonius Largus el considerado como inventor de la pasta de dientes. Su fórmula era una mezcla de vinagre, miel, sal y cristal muy machacado.
Los chinos utilizaban huesos de pescado en sus pastas de dientes ancestrales y los árabes arena fina y piedra pómez. Como podemos suponer estos abrasivos serían perjudiciales para el esmalte dental.
Los Mayas empleaban en sus dentífricos sustancias de origen vegetal y animal, como por ejemplo raíces de chacmun (Rauwolfia heterophyla Willad), que aplicaban contra los dientes para tratar las caries, las molestias dentales y halitosis.

El origen de las pastas de dientes actuales

En 1842, un dentista llamado Peabody fue el primero en agregar jabón a la pasta de dientes. Desde entonces se ha evolucionado mucho, pero él fue el pionero en cuanto a los agentes limpiadores.
El primer dentífrico comercializado apareció en Gran Bretaña a finales del Siglo XVIII. Concretamente fue en 1850 y el autor del invento fue el doctor Washington Sheffield Wentworth, cirujano dental y farmacéutico. El Dr. Sheffield había estado utilizando su invención en su práctica privada antes de comercializarlo.
Este primer dentífrico se envasó en cerámica y como curiosidad parece que fue una aportación del hijo del doctor Sheffield que se inspiró en los tubos en los que se colocaban las pinturas.
Tras la Segunda Guerra Mundial, aparecieron detergentes sintéticos que sustituyeron el jabón usado en las pastas dentales, tales como Lauril sulfato de sodio y sulfato de sodio.

Las pastas dentales anticaries

La investigación del flúor en odontología tuvo su inicio en 1901 en colorado y con el dentista Frederick McKay como protagonista.
La pasta dental fluorada aparece en 1914 y es introducida a los países industrializados a finales de los años 60.
En 1955, las pastas dentales Crest fueron líderes en el mercado, sobre todo por el respaldo de la American Dental Association (ADA).
Los siguientes pasos fueron tratar los dos siguientes problemas en frecuencia después de las caries, el sarro y la hipersensibilidad dental. Sobre 1990 aparecen las pastas dentales dirigidas a eliminar el sarro y promover encías saludables como parte de una higiene dental más completa.

La pasta dental en la actualidad

La evolución científica pero también la de la publicidad nos han llevado en la actualidad a una gran variedad de marcas, incluso demasiada variedad. El color, el sabor, la textura, la presentación y el precio son algunos de los factores que varían de una marca a otra.
Y aunque haya tanta variedad, todas las pastas contienen en mayor o menor medida alguno o todos estos ingredientes:

Elementos limpiadores. el más común es el lauril sulfato de sodio.

Elementos que previenen la caries. El flúor es el anticaries por excelencia y la mayor parte de las pastas dentales lo incluyen. Sin embargo demasiada cantidad de flúor puede ser dañina para la salud bucodental. Como norma no se recomienda una concentración superior al 0.2% en adultos.
 Elementos que previenen el sarro y la placa. Los más comúnmente empelados son los pirofosfatos, que interfieren químicamente contra la formación del sarro. Pero una vez la placa se ha endurecido solo puede ser eliminada por una limpieza profesional.
Elementos desensibilizante. los dentífricos para personas con problemas de hipersensibilidad pueden incluir nitrato de potasio, citrato de sodio y/o cloruro de estroncio. Sin embargo cabe destacar que en caso de persistir el problema lo mejor es acudir a un profesional.
Elementos blanqueantes. Se utilizan para eliminar manchas, siendo las más frecuentemente usados la sílice, oxico de aluminio, carbonato de calcio y fosfatos de calcio, entre otros.
Puedes consultar nuestro post anterior CÓMO ESCOGER LA PASTA DE DIENTES para más detalles sobré qué contiene una pasta de dientes y cómo escoger la mejor para ti.

Etiquetas:, , ,

Deja un comentario

Dirección

Calle de la Hiruela, 1 - Local 9
28035 Madrid
Metro Antonio Machado
Bus 42 - 127 - 132 - 137

Horario

Lunes a Viernes
10:00 - 13:30 | 16:30 - 21:00
Sábado
10:00 - 14:00

Contacto

91 373 62 96

clinica@baldent.es